¡Más allá de lo que mis ojos ven!

Esas fueron las palabras del Señor a Samuel. Estas fuertes palabras retumbaron en los oídos del profeta y nos dejaron una lección que hasta hoy está vigente,  y que de paso: viene a ser muy oportuna.

Déjame ubicarte en el contexto de la historia: Samuel era profeta, sucesor de Elí (básicamente la comunicación directa de Israel con El Señor) Ellos querían un rey. Dios se los da. Este rey termina pecando. El Señor lo rechaza.

Este es uno de los relatos bíblicos más especiales para mí, y ahora tengo la oportunidad de volver a estudiar este libro de la Biblia, así que te invito a que saques un tiempo y te detengas a exponerte a este retrato de la palabra de Dios que hay en este libro (1ra. de Samuel).

Samuel estaba amargado por esta situación; tal vez él entendía que el pecado de Saúl podría haber sido perdonado, o quizás Samuel solo esperaba que el Señor (humanamente hablando) superara el pecado de Saúl. Más Dios tenía un plan.

Quiero compartir contigo 4 cosas acerca de estos primeros trece versículos del capítulo 16 de 1ra. de Samuel:

1. Una herida que quiero que permanezca abierta:

Muchas veces estamos guardando en nuestros corazones cosas que el Señor ha desechado de nuestras vidas.

Dios nos dice: "-¡NO!"
pero tú y yo respondemos: "-Señor, deberías de reconsiderarlo".

Y entre tanto estamos en la batalla de argumentos con Dios, queremos permanecer en esa situación o en ese estado que no agrada a Dios, ya sea una relación, un trabajo, una carrera, un lugar o país, un mal hábito, o lo que fuese, que totalmente va en contra del deseo del corazón de Dios.

Samuel AMÓ a Saúl, pero el pecado de este desafió a Dios y el profeta estaba consciente. (Antes de amar horizontalmente tenemos que amar al Señor sobre todas las cosas).

¿Qué o quién es tu Saúl?, ¿Hasta cuándo lloraras por él?
Alma mía déjalo ir y Confía en Él, los vientos y las olas saben su nombre. 1


2. Una mente predispuesta.

No solamente nos aferramos a algo, sino que nuestra visión se nubla en el proceso. Nuestra cosmovisión ha sido conformada a este mundo. Vamos con un deseo en forma de cuadritos pero Dios nos quiere mostrar triángulos y entonces volvemos al principio: a dar por hecho algo que definitivamente no es la voluntad del Señor.

1 Sa. 16:7 “Pero el SEÑOR le dijo a Samuel: —No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.”

3. ¿Cómo actúa Dios? El Señor escanea el corazón.

Recuerdo que estaba sirviendo en un Operativo Médico, y llega una Señora con estado aparentemente normal. Conversamos con ella mientras ella nos daba una historia clínica que probablemente haría que saliera justo por donde entró en poco tiempo, más sin embargo, al auscultar su corazón y al tomar su presión arterial, esta mujer escapaba de las medidas estándares. Físicamente ella era alguien sana, pero interiormente estaba en shock, su corazón iba a un ritmo que le podía provocar una muerte súbita.

Las cosas pueden estar tan bien envueltas que te hacen estar "casi seguro" de que eso tiene que ser un regalo de Dios, sin embargo, lo de adentro no cuadra con lo que este ha establecido en Su palabra. ¡Hay un *Maco! Ciertamente hoy no puedes ver el interior y saber exactamente como son las personas o aquello que llamas "Bendición" más allá de lo que tus ojos están viendo, por eso, el Señor nos regaló SU Espíritu, el cual te va a dar el correcto discernimiento para distinguir que es bueno, agradable y perfecto para ti.

Samuel después de varios intentos fallidos entendió que él iba a saber quién era, pero solo cuando el Señor se lo mostrara.

4. Dios está actuando.

Quiero traer aliento a tu corazón en esta hora, y a la vez, retarte.

Samuel recibió la represión, la lección y el discernimiento, pero aun así él estaba en constante comunicación con el Señor. Esas lágrimas que se han derramado de tus ojos el Señor las ha visto, pero Él dice: "-¡NO! No sigas llorando más, entiende la enseñanza, esto no es lo que quiero para ti."

Rev 21:4 Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más».

Déjame recordarte que aferrarse a los sentimientos es como sostener un barco a un puerto con hilo dental. El Señor es tu ancla. No lo intercambies por tu propio discernimiento.

SU tiempo es mucho mejor que el nuestro y sus ojos ven más allá que los míos y los tuyos.
Descansa y aférrate a Él; y cuándo se cumpla el tiempo: Él va mostrarte cuál es su plan y cómo es.

Pro 3:5 “Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento.”
Pro 3:6 “Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.”
Pro 3:7 “No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al SEÑOR y aléjate del mal.”








Algunos datos sobre este post:
*Maco: Expresión dominicana para decir que algo no está completamente bien en un asunto.
¿Recuerdas al príncipe sapo de La princesa y el sapo? 
-La Version de la Biblia que utilice fue la NTV
-La imagen que ilustra ese post es de: http://juan116.org/
Twitter: @anapahm193
Instagram: @anapahm193
SnapChat: anapatricia193
Contactos: sobrelarocaestoyblog@gmail.com

¡Comparte esto si te gusto!


Comentarios