#CartaAbierta a los cristianos universitarios.


“¡Estudiantes, los campus son nuestros!

El cuadro que nos presenta la Biblia luego de la resurrección de Jesús, en su última reunión con los creyentes, nos acerca mucho a nuestra realidad como seguidores de Cristo. Tenemos una responsabilidad innegable que es la gran comisión, ahora bien, como creyentes tendemos a limitarnos, entendiendo que otros pueden hacer el trabajo que nos corresponde, y así, hacemos uso de excusas vagas tratando de justificar el hecho de no representar a Cristo y no cumplimos el llamado universal de todo discípulo auténtico: Hacer discípulos. Hay quienes buscan sin cesar predicar el evangelio en otros contextos, sin darse cuenta de que se necesita en el suyo mismo.

Veamos lo que nos dice la Biblia en Hechos 1:8 “Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (NVI).

Fíjese que el primer lugar que el Maestro menciona es la ciudad de Jerusalén, que es la ciudad donde se encontraban en ese momento él y sus seguidores, lo que nos lleva a entender que el primer lugar en el cual debemos ser testigos de Cristo es en nuestro propio contexto (espacio y tiempo). Esto aplica a cada una de las etapas de nuestras vidas. Tenemos contacto con personas y, como cristianos, la responsabilidad de transmitirles a Cristo con nuestro ejemplo y nuestras palabras está sobre nuestros hombros, lo queramos reconocer o no.

Uno de los espacios en los cuales, muchas veces, se siente una actitud insistentemente pasiva por parte de los cristianos, es la universidad. Existen distintas razones: falta de tiempo, temor, preocupación por no querer sacrificar los estudios, etc. Todas estas excusas tienen algo en común: son meramente humanas y no obedecen al deseo del Espíritu que nos anima a luchar por la meta de ver plasmada la gracia de Dios en cada una de las vidas de aquellos que no le conocen. Estamos en nuestros campus universitarios durante años, conocemos muchas personas que necesitan de Jesús, sin abundar en el hecho de que las personas que se encuentran allí representan una influencia suprema a largo plazo, y en nuestra ignorancia no somos capaces de entender esto; mientras tanto, hay vidas que necesitan ser salvadas por un Cristo y un Cristo que anhela salvar vidas, el cual vive en nosotros.

De seguro existen diversos movimientos cristianos, cuyo enfoque es el campus universitario, permíteme animarte para que, orando y guiado por el Espíritu Santo, participes de uno de ellos, y así, formes parte de los que, queriendo cumplir la gran comisión, actúan a favor de su campus. Una de las opciones para hacerlo es Vida Estudiantil, movimiento que Dios está utilizando para que muchos conozcan a Jesús en las universidades y para que los cristianos entiendan la importancia de testificarle en sus campus, a fin de que cada estudiante conozca un verdadero seguidor de Jesús. Mi vida es un ejemplo de ello. De modo que, te animo a dar este paso de fe y ser parte de nosotros.

Mi sueño es ver estudiantes cristianos comprometidos con Dios para que sus campus sean salvos; que entiendan que la responsabilidad no es de otros, si no de ellos mismos; que ellos, como entes de esas instituciones, son los que darán cuenta ante Dios de ese espacio que debe ser impactado por el evangelio de la gracia; que entiendan lo que son:

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (2 Pedro 2:9 RVR 19960)

Juan Marcos Tapia
Vida Estudiantil RD”

Comentarios