¿Qué vale tanto la pena? -Distracciones-

¿DTR? Define tu relación

Relación vs Vida religiosa. ¡Qué tal si definimos y diferenciamos estos conceptos!

La palabra relación nos habla de un vinculo, algo unido, algo que crece , que se cultiva, que podemos ver y definir su estatus. A diferencia de una vida religiosa, que implica llevar un conjunto de reglas, ¿Qué tengo permitido hacer? ¿Qué no puedo hacer? lo cumplo pero no amo hacerlo.

Una relación puede mejorar y seguir mejorando, puede valorarse mas cuando invierten tiempo de calidad en ella, cuando cedes por amor, amar  a pesar de... Estoy segura que mientras mas tiempo dura una pareja compartiendo mas aprenden a amarse,y no solo amarse a agradar ¿Puedes recordar el cambio que ha dado el vinculo con tu mejor amigo desde sus inicios o ahora?

Entonces, ¿Tu tienes una relación con Dios o solo tienes una vida religiosa?

Es sorprendente la cantidad tan grande de estímulos que recibe nuestro cerebro, un 90% de estos estímulos no lo percibimos concientemente, del 10% restante hay un 7% que dejamos de percibir una vez pasan unos segundos y solo ha un 3% que decidimos enfocarnos y depende de nosotros. Se que parece mucha neurofisiologia (palabrería medica) pero hoy vamos a hablar sobre esa parte que puedes manejar.

¿Que me esta distrayendo? y al final de todo ¿Eso vale tanto la pena?
Eso que me distrae es lo suficientemente imprescindible como para no tener una relación personal con Dios saludable.

¡El primer paso es Identificar qué me distrae!

  • Todo lo que me quite tiempo de calidad en Su presencia.
  • Todo lo que me impida hablar con El.
  • Todo lo que no me deje escucharle
  • Todo lo que haga que no piense como El.
  • Toda persona que también este distraída. 
Una vez que tienes estas preguntas puedes revisar en oración y ponerle nombre a eso, la verdad es que si no estamos siendo satisfechos por Dios es porque hemos tratado de llenarnos parcialmente de otras cosas. 

Y eso puede ser:

  • Otras relaciones ( amistades, familiares o de pareja) Si estas, te quitan tiempo de calidad en la presencia de Dios, te impiden hablar con el, no te dejan escucharle, no te llevan a pensar como El y tambien estan distraidas, llego el momento de dejar de un lado esa distraccion.
  • Ambiciones terrenales: Una cuenta de banco robusta, perseguir la aceptacion, obstentar el titulo mas codiciado, bienes materiales ( un telefono, un el nuevo play 4) Si estos, te quitan tiempo de calidad en la presencia de Dios, te impiden hablar con el, no te dejan escucharle, no te llevan a pensar como El y  lo comparte con otros que tambien estan distraidos, es tiempo de decir a Dios a esa distraccion.
  • Un pecado sin Confesar: Muchas veces sabemos que hicimos algo malo, algo feo delante de la presencia del Señor y no queremos buscarle, nos alejamos o podemos pecar y asumir que no tiene relevancia y no hay necidad de confensarlo sin embargo... Si recordamos el caso del rey David, cuyo corazón era conforme al de Dios, el mismo que su pecado lastimo el vinculo que tenia con Dios  y sufrio: Salmo 32:3-4.  Mientras callé, se envejecieron mis huesos. En mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah 
Y una vez confeso su pecado, todo cambio, 32:5-6.  Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. 
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah 
Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; 
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él. 
Hoy lleva tu corazón en oración al trono del Señor, y ve si hay algún pecado sin confesar. Y si este pecado te quita tiempo de calidad en la presencia de Dios, te impide hablar con el, no te dejan escucharle, no te lleva a pensar como El  y te lleva a otros que también están distraídos, es tiempo de confesar a Dios a ese pecado.

  • Mucha actividad ministerial y poca actividad devocional.  Este es  un gran peligro que hay en el ministerio, tanto concentrarnos en la obra que se nos olvida quien nos ha llamado
1 Timoteo 4:7b  Ejercítate para la piedad

[Como dice mi amigo Jairo si se le podía olvidar a Timoteo se me puede olvidar a mi]

Si estas tanto tiempo trabajando en algun ministerio, tanto que no tienes tiempo de calidad en la presencia de Dios, tanto que te impide hablar con el intimamente, estas siguiendo tanto a un lider que asumes que es la voz de Dios. Estas pensando en el bienestar de la obra en lugar de que esta le de Gloria a Dios... entonces es valido que hagas un STOP. 
En resumen, todo aquello que toma el lugar de Dios en tu vida, lo que lo ha desplazado del trono de tu corazon es una distraccion.

El Señor demanda de nosotros que nos demos por completo aunque eso parezca ser muy tajante, somos sus discípulos. Me encanta esta frase de David Platt "Debemos de estar de acuerdo con que el costo del discipulado es grande, entonces me pregunto ¿Si el costo de la falta del discipulado es mayor?"

Las consecuencias de que hoy tomes una decisión sobre tus distracciones tiene valor eternal. Es preocupante que no lo hagas ahora, el tiempo nos apremia.

En Lucas 9:57-62. Vemos tres personas que querían seguir a Jesús, estaban super ansiosos por hacerlo y El le da un golpe de realidad: Renuncia a todo lo que tienes, carga una cruz, sacrifica el amor a tu familia, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres.... (WOW es como si los escucharas decir, Vamos a calmarnos) Estos tienen argumentos suficientes para querer hacerlo a su manera, sin embargo otros tomaron la decision de hacerlo como y cuando Jesus lo dijo.... y de esos si sabes los nombres.

Asi que ¿Cual es tu argumento? ¿Vale la pena tanto eso? 

Hay algo mas importante que ser un profesional, que ser millonario, que estar casado. Algo mas que estar estancado en el pasado (yo era tan bueno en esto, antes era un buen cristiano. No, honra el pasado, aprende de el pero celebra lo que Dios hará) Prediquemos lo que vivimos, vivamos lo que prediquemos. 

Esto no quiere decir que dejen su pareja, que dejen la universidad que cuenten todo lo que hacen a todos, que no tenga una vida ministerial. Lo que realmente quiere decir es que no dejes que nada ocupe el lugar de Dios en tu vida.


Fijemos nuestros ojos en Jesús.


Heb 12:1 Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.

Heb 12:2 Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe.* Debido al gozo* que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que ésta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios.



Comentarios