#VidaDevocional - Leyendo la palabra.





Estamos conscientes de la gracia del Señor, celebramos su misericordia, amamos al Señor.
 Todo eso es cierto, pero la verdad que nos arropa es que necesitamos buscar su rostro cada día de manera intencional, los afanes reflejados en nuestras agendas, los correos por responder y las responsabilidades nos han absorbido un tiempo que NO DEBE SER NEGOCIABLE. 

Hoy queremos compartir una herramienta para que tu vida devocional este saludable, para que tu relación personal con el Señor crezca, sigue pendiente con nosotros sobre este tema, estaremos publicando con mas frecuencia sobre esto. 

¿Qué vas a necesitar? 

  1. Tu biblia La palabra del Señor es RICA, siempre es nueva cada mañana. Exponernos a ella nos alumbra, nos ayuda. Puedes usar tu biblia física. Desde ahora en adelante tomaremos grandes porciones para leer, un capitulo completo por día.  Cuando tomamos un capitulo completo para estudiar, nos cuidamos de sacar alguna porción de contexto por no tener una visión clara del pasaje.  Algunas sugerencias: Imprime ese capitulo en otra versión o mantén tu aplicación de la biblia en tu tableta o pc  abierta. Logos o e-Sword te permiten poder ir de manera rápida a alguna referencia y salir de dudas al buscar la palabra original. Si vas a usar tu teléfono con la otra versión de referencia, es imprescindible que lo coloques en modo avión.                                                                                                                                                                 
  2. Tu corazón. Lleva tu corazón a estar persuadido de que necesita este tiempo en la presencia del Señor, y ora porque así sea, que ponga en ti el deseo de estudiar su palabra y tu se consecuente en tenerlo. ¨Enséñame a AMAR tu Palabra¨ es una oportuna petición, antes de abrir tu biblia pide a Dios que abra tu corazón y te permita disfrutar este tiempo, que te enseñe y te hable mientras estudias su ley. SALMO 119:18 Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley.                                                
  3. Una Hora. 60 minutos. No es demasiado créeme, no lo es, nunca es suficiente tiempo si se trata del Señor. Ajusta tu agenda para tener este encuentro con Dios. Es preferible que sea antes de iniciar tu día, aun si eso significa levantarte a las 5:00 am, pero si eres una mama ocupada con mañanas caóticas. Elige una hora en el día donde puedas encontrarte con el Señor. Es bueno que sea una hora donde no estés agitado(a). Quizás tu hora de almuerzo sea perfecta, porque así como tu cuerpo va a clamar por alimento, tu corazón va a clamar por ser saciado de la palabra del Señor. 60 minutos sin revisar tus redes sociales, 60 minutos donde evitaras ser interrumpido.  

  4. Subrayadores o resaltadores. Los colores tienen este efecto de fijarse en nuestra memoria, esto nos ayuda a destacar lo que necesitamos aprender. Aun no te gusten los colores el saber que hay algo diferente que salta de la pagina, lo recordaras. Aquí te dejamos una clave de colores, que te permitirán llevar un orden en cuanto a lo que subrayas, y con el paso del tiempo al volver a estas paginas puedes ver como Dios ha aclarado quizás esa duda, o puedes ver que otro enfoque le da el predicador al texto. Si no te gusta marcar tu biblia, utiliza la porción impresa del pasaje. Las aplicaciones como Logos, e-Sword y YourVersion te permiten subrayar. 
    Este es el sistema de colores que utilizo.
    Puedes personalizarlo en base a lo que tengas.
    Estos son algunos de los materiales que utilizo. 

  5. Papel.  Ve anotando lo que vas aprendido, puedes hacerlos en los margenes de tus pasajes impresos o quizás es necesario que adquieras una libreta para hacerlo. Disfruto escribir, con el tiempo las palabras de mi profesor de música se han hecho eco en muchas ocasiones -¨ El papel aguanta, anoten todo¨. Escribe, puede ser una libreta pequeña que puedas tener junto a tu biblia o quizás post it,  puedes destacar lo que has aprendido o sacar un versículo clave para memorizar y colocarlo en tu escritorio o donde puedas verlo en ese día. 





Este es el playlist de Abraham Osorio
esta disponible en Spotify 
Es hora de no ser consumidores semanales de la palabra de Dios, las estadísticas muestran que 80% de los cristianos no leen su biblia diariamente. No seas contados en esos números. Crea un ambiente propicio, elige un lugar cómodo para ti, elimina las distracciones, puedes colocarte tus audífonos y escuchar un playlist para hacer tu devocional.  













¡Cuentanos que usas para tus devocionales!  ¿Como estas estudiando tu biblia? 
 


Comentarios