Un Dios que escucha- Meditación.


Estos días estudiando los salmos, he recordado una frase de un gran pastor:


No hay una manera más sabia para orar, que recordando los atributos del Señor.

  Y puedes que te preguntes ¿Qué sentido tiene esto? Y la verdad es que orar reconociendo los atributos del Señor me ayuda a mi a esperar en El, no con una fe volátil sino con una Fe bien fundamentada. Puedo orar por provisión porque Dios me ha dicho que el va a proveerme todas mis necesidades... los atributos del Señor respaldan sus promesas y son los que hacen que estas sean validas. El no se puede negar así mismo. 


Orar reconociendo los atributos de Dios es algo que David hacia bastante, es como su mayor argumento para que Dios obre a su favor, tu eres esto... entonces has esto. Aunque parezca una demanda, lo que he podido aprender en estos días es que el estaba persuadido de la pronta ayuda de Dios iba a llegar. 

Créeme al cruzar de un capitulo a otro parece que las oraciones de David se convierten en profundos y sufridos clamores, en llamadas de auxilio... y una de las frases que mas se repiten ¡ Yo se que tu me escuchas! ¡Escúchame! y su principal argumento era Tu eres...

Hace unos días estaba pasando por un proceso de tensión en mi diario de oración estaban mucho de estos salmos, Señor escúchame, Señor yo confío en ti... pero a la vez mi corazón estaba inquieto y ansioso. Muy probablemente David se sentía igual, quizás lo que me causaba la ansiedad no era un ejercito persiguiéndome o un rey airado tras mio... Realmente parece tan pequeño delante de grandes problemas, pero al final todos tienen la misma fuente de solución. 

Durante este tiempo aprendí varias cosas y la principal nos engalana con el titulo de este post:


  1. Dios nos escucha, su oído esta atento a nuestras necesidades (físicas, emocionales, personales, materiales) El ha prometido suplirnos lo que necesitemos, solo tenemos que pedirlo.
  2. Dios siempre tiene un propósito cuando nos hace esperar. La verdad es que si visitamos los libros de Samuel con referencia a los momentos en que David escribía estas oraciones, el Señor suple la ayuda, pero lo hace en su tiempo. El Señor preservaba su vida cada día, pero formaba un carácter en el y este era el objetivo del Señor para la vida de David y hoy es para nosotros, moldearnos para nuestra edificación propia pero para la edificación de Su pueblo. 
  3. El mejor regalo de esperar en Dios es aprender a depender mas de El. Sin duda, es la lección mas valiosa. Solo aprenderemos a depender completamente en Dios, cuando estemos en situaciones donde nuestra única opción sea hacerlo.
  4. Orar debe ser mi primera opción aunque usualmente sea mi cuarto o quinto intento, el momento duro debe de llevarme a Detenerme y Orar, ese debe ser mi reflejo. Y hasta que esto no se vuelva un habito en mi para darle Gloria a Dios, estoy segura de que El va a llevarme a momentos donde tenga que hacerlo.
  5. Su tiempo es mejor que el mio. Creo que me digo esto diario, el tiempo del Señor es mejor que el mio, y creo que esto pone el sello final a los pasados cuatro puntos. Aunque yo este desesperada porque las cosas se resuelvan ¡YA! El Señor lo va a hacer a su tiempo, según su voluntad.
Que el Señor nos escuche es una manera hermosa de honrarnos de su parte, piénsalo ¿Qué o quiénes somos nosotros, que nos hace digno de tan alto privilegio? El Dios del universos inclina sus oídos para escucharnos a nosotros y no solo eso, sino que responde nuestras peticiones. El lo hace. 

Soy testigo de eso, cuando mi ansiedad gritaba es que es imposible que esto no termine mal, el Señor me dice que esto termina en Gloria.








Comentarios