Diario sobre la Roca: Mi mayor temor por Ana P. Heredia



Les escribo una vez más desde los aires, a punto de enfrentar mi mayor temor, y si llegaste a este post por casualidad oro para que puedas seguir leyendo y crees una convicción muy especial: No hay que temer.




Seguro que mis amigos tienen muchas ideas de cual sería la respuesta a esta interrogante ¿Qué es a lo que más le teme Ana? Solo alguno de ellos, quizás los que me conozcan más a fondo saben que mi mayor temor es estar sola y algo que me asusta completamente son los cambios.

Hoy vuelo hacia el mayor cambio de mi vida y lo estoy haciendo completamente sola.

No quiero tornar esto algo personal , pero por si no lo sabías, soy hija única, estudié en dos colegios pequeños, una universidad pequeña, solo me he mudado una vez y siempre he pertenecido a la misma iglesia. Muy pocos cambios y rodeada siempre de las mismas personas. A pesar de no tener cambios drásticos en mi vida, siempre he temido estar sola; yo sin mis papas estoy solita en el mundo.

El pasado Octubre me tocó vivir una encrucijada, la cual aún anhelo conocer sus propósitos para contarlos a ustedes. Este momento me llevo a conocer quiénes eran los verdaderos amigos, pero más que nada, a acercarme por completo a Dios . Esta es la primera lección, cuando te toque enfrentar tu mayor temor recuerda que no tienes porque intentar pelear la batalla en solitario.  Dios esta ahí. Cualquier situación buena, mala, catastrófica que te sucede acércate a depender más de Dios como un regalo suyo.

En estos días he podido sentir el amor de tantas personas, que no solamente oran por mí o que están alrededor mio sino que me han permito saber como por la Gracia de Dios sus vidas han sido impactadas por mi. 

Lo cual me lleva a enfrentar mi mayor miedo: estar sola. Y no, no lo estoy, y no, no lo estas.  Nunca más lo estaré y jamás lo estuve. Dios está conmigo siempre y lo alabo por llevarme a este punto donde solo cabe decir que he recibido paz al estar persuadida de esto.

Dios me regaló los mejores padres del mundo, las personas más excepcionales como amigos, cada uno tan particular y tan especial, Y una iglesia que me ha hecho sentir el amor de Dios de manera tangible al amarme a mí a través de ellos.  Me ha dado la oportunidad de servir en Cru, y crear amistades para la eternidad.

No perfectos, pero los mejores que me podían tocar, y aunque ya no estaré físicamente con ellos,
Dios me sostendrá, porque al final del día aún en el mismo techo, somos Dios y yo.

Así como el Señor me ha prometido que nunca más estaré sola, te lo ha prometido a ti, Su presencia en medio tuyo es la mayor fuente de fortaleza, consuelo y descanso.



Y así como Dios suple compañía humana, que evidencia su amor incondicional en casa, lo hará en cualquier lugar a donde vayas si es Su voluntad. Mis amigos y hermanos han marcado un estándar tan alto que los hace totalmente irreemplazables. Pero me han enseñado a ser amiga, y me han enseñado a amar ser iglesia.  Así que no veo la hora de poner en práctica las lecciones que me han dado, pues en cada etapa Dios siempre ha enviado amigos que han demostrarse amigos.

Y creo que ese es el mayor cambio, no tenerlos tan cerca, porque aunque la rutina nos hace productivos, es muy difícil crecer en la zona de confort.

Si leíste la silla de plata recuerdas ese momento en que todos los cambios se presentaron juntos, y Lucy estaba expectante de escuchar o ver a Aslan, pero aún no era el tiempo. Aslan, en un viento apacible le dijo las siguientes palabras: Se valiente pequeña, y ella pudo sentir que era El, ¡ASLAN! Si hoy estás a punto de enfrentar un reto, busca a Dios en el viento apacible, donde te dice que tengas coraje y seas valiente. No por tus propias fuerzas sino por las que El te da, no por tus méritos, sino por los de Cristo.  Y todo esto por su Gracia y para su Gloria. La sensación de paz y el susurro de confianza de Dios lo experimenté al salir del avión


En la soledad y el cambio, puedo decir que he hallado paz y su providencia en cada paso, y confiar plenamente que seguirá siendo igual. Pues El siempre ha sido Dios. No sé porque este lugar, no sé porque ahora, pero he sido testigo junto a muchos que Dios ha abierto puertas, y está haciendo camino donde no había. 
Isaías 43:19 NTV
Pues estoy a punto de hacer algo nuevo.¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves?Haré un camino a través del desierto;crearé ríos en la tierra árida y baldía.


¡Esta canción ha sido muy especial para mí en estos días!
Te la recomiendo:






Comentarios