Una mujer exitosa - Carla Soray




"Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
 La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada."
Proverbios 31:30


¿Acaso no es eso en lo primero en que pensamos al escuchar la palabra éxito? Así es, en exaltación, en el reconocimiento. Creo entonces que todos estamos de acuerdo en esto,  una mujer exitosa es aquella a la que otros conocen y exaltan, al ver lo bien que a esta le va en la vida y así quisiéramos también estar (o al menos eso quisiera yo).

Sin embargo, en lo que no todos estamos de acuerdo es en que sea aquella que tema a Jehová.
Es normal que al pensar en una mujer exitosa lo que llegue a nuestra mente sea una mujer profesional, con dinero, quizás famosa, pues eso es lo que la sociedad nos ha enseñado; pero nunca pensamos en una mujer con temor a Dios. Increíblemente, el éxito, incluso en el mundo secular conlleva mucho esfuerzo y seguir una serie de objetivos y hábitos para lograr el triunfo. Una mujer exitosa a los ojos de Dios también tiene mucho trabajo por delante.

Dios, en su palabra, nos muestra una guía de cómo alcanzar el éxito y esto implica trabajo, esfuerzo y dedicación para cosechar los mejores frutos y bendiciones que Dios nos ha prometido.

¿Quisieran tener una idea de cómo ser esa mujer?

 Aquí les tengo una pequeña lista, que con la ayuda de el libro Girl Defined(1), de Kristen Clarks y Bethany Baird, y de nuestra amada biblia, he escrito: 

Teme a Dios (Prov. 31:30) "La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada". 

Habla con sabiduría (Prov. 31:26) "Abre su boca con sabiduría". 

Es hospitalaria (Prov. 31:20) "Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al necesitado". 
 
Enseña afablemente (Prov. 31:26) "y hay enseñanza de bondad en su lengua".
 
Cuida de su hogar y familia (Prov. 31:27)"Considera los caminos de su casa"; 
(Tito 2:5) "prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas" 

Ama y respeta a su esposo (Prov. 31:11-12) "En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias. Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida". 
 
Ama a sus hijos (Tito 2:4) "que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos". 

No es perezosa ni malgasta su tiempo (Prov. 31:27) "Y no come el pan de balde". 

Trabaja desde la mañana hasta la noche (Prov. 31:15, 18) "Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas", "Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche".
Su comportamiento es respetuoso (Tito 2:3) "Asimismo, deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas del vino, que enseñen lo bueno". 

Enseña a las chicas más jóvenes (Tito 2:4) "que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos". 

Controla sus palabras y acciones (Tito 2:5) "a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada". 

Persigue la pureza en cada área de su vida (Tito 2:5) "a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada"

El éxito entonces no depende de cuantos post-grados hayamos alcanzado, ni de cuánto dinero tenemos, o cuán famosas somos en Instagram, sino de la condición de nuestro corazón. Dios en su palabra tiene mucho que decirnos acerca del éxito y su deseo para las chicas es que lo alcancemos teniendo la misma visión que nuestro Santo Padre, valorando y persiguiendo las cosas que él valora y busca. 



Estas semanas, mientras escribía esta entrada, Dios me estuvo usando; me ponía a pensar en si estaba yo buscando el éxito en ÉL y así me hizo ver como está mi corazón. Estuve trabajando en estos días más horas de las que me tocan en el trabajo; me ha tocado ser paciente con mis compañeros; he tenido que pensar mil veces antes de hablar y cuidar cada vez más mis palabras y acciones; he sido perezosa y he malgastado mi tiempo al llegar casa... Fallé muchas veces, y aún lo hago. Pero buscando más a Dios, en obediencia, encuentro ese éxito que espero alcanzar, pues logro hacer justo lo que Dios de mí espera.

"Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte"

(2 Corintios 12:10) 


Ahora bien, ¿qué tan cerca del éxito estoy? Hoy más cerca que ayer. Y tú ¿qué tan cerca del éxito estás? Deja tus comentarios debajo


¡Muchas bendiciones!

Gracias por seguir leyendo hasta el final, pronto conocerás mas sobre Carla Soray y sus funciones en el equipo de Sobre la Roca Estoy.


(1) Kristen Clark & Bethany Baird, Girl Defined: God’s radical design for beauty, femininity and identity. (Estados Unidos, 2016)





Comentarios